Envíos desde 3,90€. ¡GRATIS! para compras superiores a 30€. Recibe tu pedido entre 24h y 72h (Península)

DESCIFRANDO LOS SECRETOS DE LA DULCE ESENCIA

La miel es un tesoro natural, apreciado por su dulce sabor y sus múltiples beneficios para la salud. Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué contiene exactamente ese tarro de miel que tienes en la despensa? Analizar la composición de la miel es un proceso importante que revela información crucial sobre su calidad, autenticidad y posibles propiedades medicinales. En este artículo, exploraremos cómo se lleva a cabo el análisis de la composición de la miel y los parámetros clave que se evalúan.

  1. Análisis sensorial: El primer paso para analizar la composición de la miel es realizar una evaluación sensorial. Los expertos catadores utilizan sus sentidos del olfato, gusto y visión para examinar la apariencia, aroma, sabor y textura de la miel. Este análisis inicial proporciona una idea general de las características organolépticas de la miel, como su color, aroma floral, dulzura y posibles defectos.
  2. Determinación de la humedad: La humedad es un parámetro crítico en la calidad de la miel. Un alto contenido de humedad puede conducir a la fermentación y el deterioro de la miel. Se utiliza un refractómetro o un higrómetro para medir el porcentaje de humedad presente en la muestra de miel. La norma internacional establece que la miel debe tener un contenido de humedad inferior al 20%.
  3. Análisis de azúcares: La miel está compuesta principalmente de azúcares, como glucosa y fructosa. El contenido de azúcares se determina mediante técnicas analíticas, como la cromatografía de alta resolución (HPLC, por sus siglas en inglés), que permite separar y cuantificar los diferentes azúcares presentes en la miel. Esta información es importante para evaluar la calidad y autenticidad de la miel, ya que ciertos patrones de azúcares pueden indicar adulteración o mezcla con otros productos.
  4. Identificación de compuestos orgánicos: La miel también contiene una amplia variedad de compuestos orgánicos, como ácidos orgánicos, vitaminas, minerales y compuestos fenólicos. Estos compuestos contribuyen a las propiedades antioxidantes y antimicrobianas de la miel. La espectroscopia infrarroja (FTIR) y la cromatografía de gases acoplada a la espectrometría de masas (GC-MS) son técnicas utilizadas para identificar y cuantificar estos compuestos en la miel.
  5. Análisis de polen: El análisis de polen es una herramienta poderosa para determinar la procedencia botánica de la miel. Mediante el microscopio, se examinan los granos de polen presentes en la miel y se comparan con bases de datos de polen para identificar las plantas visitadas por las abejas. Esto ayuda a determinar la diversidad y el origen geográfico de la miel, lo que es especialmente relevante en términos de denominaciones de origen y propiedades terapéuticas específicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: RAQUEL ROMO RIBEIRO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SITEGROUND que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Tarifas especiales para
tiendas y profesionales

Si tienes una tienda de comestibles o eres un profesional de la alimentación, rellena el siguiente formulario

Información de Contacto
Información de la empresa
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?